Se apaga “la Miami de Sudamérica” y se enciende Paraguay

Los argentinos alimentaron su economía y se acostumbraron a ello. La variación de las condiciones monetarias es mala noticia en Chile.

Con la devaluación del peso y el fin de las restricciones a productos electrónicos importados en Argentina, el boom comercial que hizo que se denominara a Chile como “la Miami de Sudamérica”, se apaga.

El gasto de los argentinos detrás de la cordillera -según informó La Tercera– pasó de menos de US$ 500 millones en 2014, a más de US$ 1.000 millones en 2017, según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS).

Tal fue el éxito, que el peak de ventas con tarjetas de crédito llegó a 225% a finales de 2015, cifra muy por encima de la registrada en el segundo trimestre de este año, periodo en el que las transacciones cayeron 52,4%, según un informe del departamento de estudios de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), con datos de Transbank

a baja en la entrada de argentinos y su repercusión en las compras ha significado que los transandinos pasaron de representar un 47,9% de las compras totales de extranjeros con tarjeta durante el segundo trimestre de 2017, a significar un 20,9% en igual trimestre de este año, “y probablemente su representatividad siga bajando, dado el escenario que vive el país vecino”, asegura el último estudio de la CNC.

“Lo que hemos visto este año es que se han dado algunos factores en la coyuntura que han impedido que se siga creciendo a las tasas de meses anteriores. Por un lado está la depreciación de la moneda argentina, que ha sido muy violenta, y que, a su vez, se ha traducido en un incremento importante en la inflación”, explicó George Lever, gerente de estudios de la CCS.

En la CCS proyectan que para este año la compra de los argentinos en Chile caiga entre un 20% y 25%. “Pero también hay un efecto de ajuste o de normalización, porque cuando tienes una curva que viene en crecimiento y de pronto pega bajas grandes, se ajusta. Si uno mira en el largo plazo se ve una curva ascendente”, dice Lever.

Según el gerente de estudios de la CCS, el turismo de shopping, impulsado principalmente por consumidores argentinos, este año representará el 1,2% de las ventas del comercio, frente al 1,4% registrado el 2017, cuando se alcanzó un peak para las ventas generadas por este segmento de consumidores.

En este contexto, el experto descartó que la baja de aranceles a algunos productos en ese país haya tenido un efecto significativo en los flujos, aunque sí en el margen, precisando que los diferenciales de precios entre el mercado argentino y chileno se han reducido, pero siguen siendo enormes.

“Más relevante que el tema arancelario parece ser la desviación de comercio hacia Paraguay, donde las compras de argentinos han crecido incluso más que en Chile, atraídos por condiciones de precios competitivas y un cambio favorable en los últimos años”, aseguró Lever.

 

Fuente: MDZol.com

Sé el primero en comentar

Deja un comentario