El sarampión, una enfermedad contagiosa

El sarampión es una enfermedad común de la infancia. La mayoría de los niños  la han padecido. No es una enfermedad muy grave, todo lo contrario. Sin embargo, hay ciertas precauciones que son importante tomar ya que de lo contrario, puede haber consecuencias dañinas  en el organismo de la persona afectada.

Lo positivo de esta enfermedad es que no se padece dos veces en la vida, ya que una vez en el cuerpo deja inmunidad con tras ella misma de por vida.

¿Qué es el sarampión y qué se puede hacer para contrarrestarlo?

Esta enfermedad es causada por un virus filtrable. Al entrar el virus en el cuerpo, se producen irritaciones en las siguientes áreas: el ocular, el branqueal y el nasal. Puede ir acompañado de fiebres que suelen durar de 3 a 5 días. Luego de esto, aparece una erupción por todo el cuerpo, principalmente en el rostro, el tronco y otros miembros.

Características de las erupciones

Las erupciones se caracterizan por manchas rojas que causan gran picazón en todo el cuerpo, pero al cabo de una semana van desapareciendo. Y dependiendo de cómo hayas tratado tu piel te pueden quedar manchas que duren meses en desaparecer

Enfermedad de fácil contagio

Esta es una enfermedad contagiosa, así que se debe tener precaución en especial si los compañeros de la escuela desean visitar al niño o niña, ya que si ellos no han tenido esta enfermedad, es muy probable que se contagien a través del estornudo y la tos.

Esta enfermedad es más frecuente entre invierno y primavera pero la verdad  es que puede darse en cualquier época del año.

A menos que el doctor indique lo contrario, el afectado puede levantarse de la cama, comer comidas ligeras y muchas frutas serán lo más recomendable, caldos y alguna comida ligera.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario