Condenaron a dos enólogos por desviar 30.000 litros de mosto en San Martín

Las penas, de entre uno y dos años de prisión en suspenso, incluyen multas y alcanzan al titular de la bodega a la que fue llevada la carga.

Dos enólogos de San Martín y el bodeguero a cargo de la firma El Salvador SA fueron condenados por administración fraudulenta, acusados de haber desviado un cargamento de 30.000 litros de mosto sulfitado. Las penas recibidas por los tres imputados van de uno a dos años en suspenso y en todos los casos incluyen el pago de multas, que de no ser saldadas, convierten a la prisión en efectiva.

Los enólogos condenados por el delito de administración fraudulenta son Martín Lucero y Jorge Mosri, que hasta marzo de 2011 fueron empleados de confianza de Ramón García, el propietario de la bodega Guanacache, ubicada en el kilómetro 999 de la ruta 7, en San Martín, donde se desempeñaron como técnicos pero también en diversas tareas administrativas.

El 24 de marzo de 2011 ambos enólogos consiguieron desviar hacia la bodega El Salvador, de Roberto Interlante, un cargamento de 30.000 litros de mosto sulfitado que debería haber ingresado esa mañana en las piletas de Guanacache.

El fiscal Mariano Carabajal explicó la maniobra: el enólogo Mosri le ordenó a Salvador Crocce, uno de los camioneros encargados por esos días de trasladar mosto desde Gentile Collins SA, en Rivadavia hasta la bodega Guanacache, que la carga de ese 24 de marzo debía llevarla a la bodega El Salvador SA,  cuyo titular Roberto Interlante, también fue condenado por la maniobra fraudulenta: “Crocce hizo lo que le ordenaron, él no tenía por qué saber que lo que estaba por hacer era un delito”, subrayó Carabajal.

 

“El camionero llevó el mosto a otra bodega y descargó sin problemas y sin presentar un solo papel en El Salvador SA, porque con la anuencia de Roberto Interlante, ya lo estaban esperando”, dijo el abogado querellante Juan Carlos Ruiz.

“Luego, Mosri firmó la guía de tránsito, para dar idea de que el camión había ingresado a Guanacache y Lucero completó la maniobra con una planilla interna,que dejó asentado el ingreso a Guanacache de esos 30.000 litros de mosto, que en realidad fueron desviados en el camino”, agregó Ruiz, pero la maniobra fue descubierta por el dueño de la bodega.

Sin éxito, la defensa de los tres imputados intentó diversas estrategias: como demostrar que no hubo comunicación entre Mosri y el camionero que llevaba el mosto o que la letra en los documentos que fraguaron la maniobra no era de los enólogos acusados; incluso alegaron que el mosto nunca ingresó a la bodega El Salvador SA y hasta señalaron que García, en complicidad con el camionero, inventó el faltante de mosto en su bodega para poder despedir a los enólogos sin tener que indemnizarlos.

Pero ninguno de estos argumentos pudo ser demostrado durante el debate, por lo que el tribunal, presidido por Eduardo Orozco e integrado Salvador Arnal y María Victoria Franano, dictó sentencia condenatoria para los tres acusados, aunque con penas de distinto peso, según la responsabilidad que los jueces vieron en la maniobra fraudulenta.

Así, Martín Lucero, que fue enólogo en Guanacahe durante 24 años, terminó condenado a un año de prisión en suspenso y 5.000 pesos de multa; su colega Jorge Mosri, que llevaba seis años en la empresa recibió una pena de dos años de prisión y 15 mil pesos de multa, en tanto que el bodeguero Roberto Interlante tuvo una condena de dos años de prisión en suspenso y una multa de 50.000 pesos.

 

Por LosAndes.com.ar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario