A Cartellone se le complica conseguir los fondos para la ruta 7

El CEO de la compañía confirmó a Los Andes que el empresario se puso a disposición de Bonadio por la causa de los cuadernos.

El martes último, José Cartellone, titular de la empresa de construcciones civiles que lleva su nombre, se puso a disposición del juez Bonadio en la causa que investiga los “cuadernos de la  corrupción”, en caso de que se requiera su testimonio. El CEO de la compañía, Carlos Ruiz, negó versiones de medios nacionales que apuntaron a que Cartellone podía presentarse como arrepentido.

“La noticia es totalmente falsa, lo único que ocurrió fue que (Cartellone) se puso a disposición del juez por las dudas de que éste quiera interrogarlo. Pero nada tiene que ver con una presentación como testigo privilegiado. Nada más distante que esto, es un ofrecimiento voluntario”, explicó Ruiz.

La presentación surgió tras la exposición de Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, quien habría nombrado  a Cartellone como uno de los presuntos implicados en el circuito de las coimas a funcionarios K, algo que el empresario ya negó públicamente.

Sin embargo, el CEO reconoció algunas dificultades que tiene la empresa actualmente, concretamente en el financiamiento del Corredor C, licitación que ganaron recientemente y que comprende las rutas 7 y 33. Desde la Nación se había informado que las obras comenzaría en octubre.

“La financiación de las PPP (el Corredor C es una obra de Participación Público Privada) es un tema bastante dinámico y que cambia minuto a minuto por cuestiones exógenas y endógenas a Argentina, es algo que estamos monitoreando permanentemente. Hay algunos grupos de Washington que venían entusiasmados, pero hoy entendemos que la posibilidad de emitir deuda tanto pública como privada se ha complicado”, advirtió Ruiz.

El ejecutivo comentó que cuando llegan momentos de tanta turbulencia  -como la situación que vive el empresariado en Argentina producto de la causa de los cuadernos, sumado al riesgo país (686 puntos, con una suba del 95,44% anual)-, “los mercados no separan por nombre y apellido o por nombre de la empresa”. Y agregó:  “Los bancos privados han adoptado una posición muy conservadora y se abstienen de financiar a cualquier empresa constructora en general, más allá de las versiones periodísticas que puedan tergiversar la información”, señaló Ruíz, nuevamente en referencia a las publicaciones que apuntaron a una supuesta participación de Cartellone en la causa que investiga las coimas que algunos empresarios le habrían pagado al gobierno kirchnerista para lograr participación en la obra pública.

Por otro lado, Ruiz señaló que “el monto a solicitar (de financiamiento externo) dependerá de la tasa a la que se endeude cada empresa”.

“Lo que hay que asegurar es el CAPEX de la obra (el gasto que la empresa realiza en bienes de equipo y que genera beneficios para la compañía), que es lo único relativamente fijo, el valor de la inversión en dólares. El valor total a requerir dependerá de la tasa, mientras más alta, más alta será, y el riesgo país se modificó mucho desde que se ofertaron los corredores a la fecha, y por lo tanto, también subieron las tasas”, agregó el CEO.

Sin embargo, explicó que se están tratando de realizar todas las acciones para poder cumplir con los primeros hitos multables que tiene el contrato.

“No puedo negar que existe preocupación por el contexto, tanto el del país como a nivel mundial, pero hasta el momento se está cumpliendo con todas las obligaciones: se produjo la toma de posición del corredor, se realizaron inversiones en vehículos, es decir los primeros hitos que exigía el contrato”, agregó.

Finalmente, Ruiz comentó que ha trascendido que el Gobierno nacional está pensando en programas de financiamiento como constituir fideicomisos y adquirir financiamientos del Banco de Inversión y Comercio Exterior, pero hasta la fecha no se les ha comunicado nada formalmente.

Los seis corredores viales

El Corredor C es uno de los seis corredores viales con peaje que el ministro Guillermo Dietrich licitó por el mecanismo de Participación Público Privada. El plan implica obras en más de 2.500 kilómetros a través de la construcción de nuevas autopistas (813 km), rutas (1492 km), obras especiales (252 km) y 17 variantes, con una inversión estimada en 6.000 millones de dólares durante los primeros cuatro años.

El Corredor Vial C quedó a cargo de la empresa José Cartellone Construcciones Civiles, que administrará 778 kilómetros de la ruta nacional 7 entre Buenos Aires y Mendoza.  Las obras iniciales corresponden a la “Variante Desaguadero”: son casi 7 kilómetros de construcción de dos nuevas calzadas de 7,30 metros de ancho cada una, para constituir 4 carriles. Por la variante no habrá restricción de tránsito, mientras que por el viejo Arco de Desaguadero, sólo podrá ingresar a nuestra provincia el liviano.

El plazo del contrato PPP es de 15 años. En ese lapso, la Ruta Nacional 7 deberá completarse como autopista desde el límite provincial mendocino con San Luis, hasta la localidad de Potrerillos. Unos 224 kilómetros en total.

Cabe recordar que en el Este ya existe la doble vía y la llegada a Potrerillos se cubre con otra obra financiada por el BID que ya se inició hace pocos días: la Variante Palmira.

 

 

Fuente: LosAndes.com.ar

Sé el primero en comentar

Deja un comentario